Nuestro equipo de atención al cliente está aquí para responder sus preguntas. ¡Pregúntenos cualquier cosa!

Cuando renovar nuestra página web para incrementar ventas?

“Los seres humanos somos seres de costumbres” Le escuchaba decir a un profesor de la universidad, y claro, nos educan a levantarnos a la misma hora, tomamos el mismo camino para ir al trabajo, compramos en los mismo lugares y nuestro círculo de personas se mantiene igual.

Dentro de estas costumbres hay un grupo, mucho más reducido que, por sueños, rebeldía al sistema o necesidad, hemos tenido que emprender como forma de vida. Y aunque esto nos convierte en la excepción a la norma, por lo general siempre llegamos a cierto nivel de desafío y luego nos estancamos en la zona de confort.

Aunque se llame de confort, no significa que sea agradable, simplemente nos sentimos cómodos en ella, porque es lo que conocemos y a lo que estamos acostumbrados.

En las empresas, salir de esta zona debería ser la norma, sin embargo hay que tener precaución.

Tengo una amistad que es una persona muy emprendedora, siempre está arriesgando y tratando de estar en la última tendencia de negocios. Se enfocó tanto en innovar y evolucionar su emprendimiento que se adelantó al mercado y este perdió el interés de su producto porque no comprendieron el sistema. Mi amigo tuvo que cerrar su emprendimiento.

Estar en sintonía con tu mercado meta es fundamental, y así como –podemos adelantarnos siendo muy desafiantes con el cambio-, también podemos quedarnos rezagados si nos quedamos en nuestra zona de confort.

Saber cuando el mercado está migrando a una nueva tecnología o entender que lo que comunica su marca tiene un ciclo y lo que era acertado hace 10 años puede que hoy no lo sea, pueden marcar la diferencia entre potenciar tus ventas o estancarte en el tiempo.

 

Entonces, cómo saber cuando renovarse?

Primero debemos comprender que la presencia en internet debe ir más allá de tener redes sociales activas, si bien estas son importantes, tener un sitio web innovador y entregar contenidos de calidad son fundamentales para entregarle una mejor experiencia a los usuarios de la marca.

Una de las preguntas que más recibimos de nuestros clientes es hacia dónde dirigir los esfuerzos, si a mejorar presencia online o aumentar la pauta impresa y digital.

Pues la respuesta es una mezcla de ambas, se las cuento con una historia:

Estaba iniciando en el mundo web (hasta ese momento sólo había adquirido experiencia diseñando aunque en su mayoría había sido impresos, mercadería y eventos) y la agencia para la que iniciamos tenía un líder excepcional aunque poco ortodoxo en sus metodologías. En fin, la agencia tenía este cliente de años con el que prácticamente había construido su imperio a través de inicialmente un eccomerce de moda (mucho antes de amazon y plataformas populares) hasta desarrollarle varias páginas de venta de afiliados más recientemente. Sin embargo, éstas últimas estaban teniendo problemas para despegar.

A pesar que nuestro cliente tenía suficiente capital de sus otros negocios, había destinado un presupuesto limitado para estos emprendimientos. Con los métodos convencionales (google ads, email marketing, redes sociales) no estábamos avanzando mucho, por lo que nuestro líder nos convocó a “lluvia de ideas no convencionales” para poder captar el mercado meta.

En la reunión vimos desde propuestas básicas tradicionales (print, web, radio), hasta las más alocadas ideas tipo guerrilla para tratar de viralizar su contenido.

Habían propuestas que para su tiempo eran bien audaces, como intentar generar contenido movilizando al personal –de uno de los periódicos más grandes de una ciudad objetivo– fuera de sus oficinas centrales para una vez en el parqueo darles un show tipo flash mob promocionando nuestra marca.

Claro que por los recursos disponibles, y a falta de contactos de confianza dentro del periódico –para activar las alarmas de incendio-, la única manera que se propuso para lograrlo era con una amenaza de bomba.  Evidentemente no lo ejecutamos.

Lo que si logramos fue tener un trillón de ideas offline y online, por lo que destinamos un pequeño porcentaje del presupuesto para invertir en esfuerzos pequeños tales como:

– pruebas de publicidad entre focus groups y nuestros clientes existentes.

– estudio de los competidores más inmediatos (flashing benchmarking).

– Crear varias páginas con mensajes audaces y pagamos publicidad en redes (a/b testing).

– Retargeting de seguidores más activos en la competencia y ofrecerles mejores tratos.

– Influenciadores y creación de eventos online (en ese entonces no eran tan populares).

– Hacer –grafiti reverso– en los alrededores de las sedes de nuestra marca en las ciudades más importantes (Guerrilla Marketing)

– Alineación de todo lo impreso con lo digital y referenciarlos entre ellos.

– Actualización de los sitios web para integrar todas estas propuestas en un solo sitio.

– Medirlo todo (sin métricas no podíamos determinar que estaba funcionando y que no).

Al ejecutar pudimos como dicen popularmente “probar el agua con los pies” antes de aumentar los esfuerzos que nos daban mejores resultados.

Entonces para concluir, un solo esfuerzo puede funcionar para determinado tipo de mercado, pero diversificar los canales y adaptar el sitio web para comunicar el mensaje que tu mercado habla es vital.

Atrévase a cambiar, las nuevas generaciones requieren nuevos métodos de comunicación, mejorar su presencia online es fundamental para mantenerse actualizado.

Si desea más información, consejos o asesoría estamos a la orden puede contactarnos aquí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *